Follando con mi padre

1164
COMPARTIR
Copy the link

Tranquilo padre soy tu hija mujer y te amo, déjate llevar, le dije, él estaba tenso y asustado pero erecto, besaba mi desnudez con pudor, parecía agradarle, mientras mi mano continua jugando con su miembro, el me tocaba mi sexo húmedo, rápidamente se fue poniendo muy erguido, a pesar de la poca luz que había por la luz de la vela que invadía la sala, pude ver por primera vez su polla, por cierto bastante grande, ahora comprendía los gemidos de placer de mi madre cuando tenía ese pedazo de carne adentro. Continúe besando su cuerpo bajándome lentamente hacia su polla pero al llegar mi boca hasta su miembro, trató de impedirlo, pero ya era demasiado tarde.